Nosotros

Arquitectura en Madera

Historia y beneficios del sistema constructivo

En la década de los 90, comienza en la Argentina la instalación de las primeras plantas de impregnación con CCA por vacío-presión para la madera de pino con destino a la construcción con un sistema práctico y económico. Tradicionalmente las construcciones de madera con destino a vivienda, eran consideradas “construcción prefabricada o precaria”, es decir de baja calidad y no era aceptada en los barrios privados. Hoy ha cambiado el panorama. La gran calidad que ofrece una construcción profesional adecuada, eficiente y ejecutada con responsabilidad, han hecho realidad la aceptación definitiva del sistema.

Arquitectura acorde a nuestros tiempos

Diferencias de la construcción tradicional

Sus principales ventajas son: el corto y simple período constructivo (60/90 días para una casa tipo de 100 m2), sus condiciones de aislación térmica y acústica, y la posibilidad de adaptarse a cualquier tipo de suelo sin la necesidad de la construcción previa de costosas nivelaciones, plateas y fundaciones de base. Asimismo al encontrarse elevada del nivel de tierra mediante pilotes, permite el acceso a sus instalaciones y una ventilación permanente de su estructura, evitando de esta manera la transmisión de la humedad natural del suelo y la molesta aparición de las clásicas manchas de humedad de las construcciones tradicionales. Se trata de un SISTEMA desarrollado sobre la base de la utilización de PINOS AMARILLOS MISIONEROS en cortes y escuadrías normalizadas, que siguen las normas de construcción denominadas “ballon framing” de utilización generalizada principalmente en los EEUU y Canadá. De ahí proviene su denominación popular de “casas americanas o canadienses”.

Maderas tratadas que perduran por siempre

En todos los casos, la totalidad de las maderas empleadas en la construcción de nuestras casas, son previamente tratadas con inyección de sales CCA que se incorporan a la madera en autoclave por vacío/presión. Las sales CCA son un compuesto de sales de cobre, cromo y arsénico, que de acuerdo a su concentración, permiten hasta el hincado de pilotes de madera dentro del limo o agua con destino a defensas costeras y muelles. Asimismo este producto protege de por vida a la madera del ataque de polillas, bicho taladro y termitas. Particularmente en la construcción de nuestras casas, utilizamos exclusivamente madera tratada con CCA. Estas sales cumplen con normas internacionales y se corresponden a nuestra norma IRAM 9515. La madera tratada con sales CCA no necesita tratamientos posteriores ni mantenimiento, son extremadamente durables aún en las condiciones más desfavorables. Una vez tratadas no tienen olor, pueden ser barnizadas, pintadas o pegadas por sistemas convencionales. Una vez secas pueden estar en contacto directo con seres humanos, alimentos, plantas o animales sin ningún tipo de riesgo.